Noticias

24/07/2018 - 09:25 General
El Proyecto de Rehabilitación en Unidades de Larga Estancia cumple 10 años

Hace una década que se redactó el Proyecto de Rehabilitación en las Unidades de Salud Mental de Larga Estancia del Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos (Proyecto REULE). Como explica Juan Jesús Muñoz, psicólogo clínico y coordinador de Rehabilitación del centro, “el planteamiento de base era la implementación de una filosofía rehabilitadora paralela al ideario psiquiátrico reformista español de 1985, desde una orientación proactiva centrada en el paciente y donde la improvisación y la retroacción fueran complementadas y/o, en la medida de lo posible, sustituidas por la proacción”.

Según Muñoz, el marco rehabilitador es sencillo ya que considera que rehabilitar es un proceso cuya meta global es ayudar a las personas con discapacidades psiquiátricas a reintegrarse en la comunidad y a mejorar su funcionamiento psicosocial, de modo que les permita mantenerse en su entorno social en unas condiciones lo más normalizadas e independientes que sea posible”.

Siguiendo estos principios se fueron acometiendo una serie de medidas estructurales en la Unidad de Cuidados Psiquiátricos Prolongados (UCPP) del Centro San Juan de Dios y, sobre todo, funcionales que, progresivamente, han ido dando frutos, si bien, tal y como reconoce el coordinador de Rehabilitación, “necesitan de una urdimbre que aporte mayor solidez y, sobre todo, que aporte posibilidades de continuidad”.

Permanencia garantizada del modelo rehabilitador

“Lo que antaño era un sueño, en el sentido de lograr altas a través de un modelo rehabilitador, la coordinación con dispositivos socio-sanitarios, intensificar la vinculación a la red de salud mental y otra serie de medidas u otras acciones; hoy por hoy, es una realidad que tiene garantizada su permanencia en el tiempo”, destaca el psicólogo clínico. 

“De modo alegórico, el hospital psiquiátrico puede ser útil en una perspectiva comunitaria dado que trata e intenta rehabilitar a personas que, con una visión pragmática sobre la mesa, se considera que escapan de las definiciones de enfermedad mental grave duradera (EMGD) y/o de la capacidad y finalidad de los recursos actualmente destinados a tales efectos. Pero la alegoría solo es posible transformado el simbolismo en realidad y, por tanto, eliminando el mayor número posible de barreras físicas y mentales que nos atenazan y que, en cierta medida, cercenan la asunción del modelo rehabilitador verdaderamente centrado en el individuo. Con esto, no se reniega de la obviedad de la necesaria existencia de entornos estructurados de rehabilitación en los que se realicen intervenciones individualizadas no sujetas a utópicos plazos temporales u oníricas alternativas de alta cuando una amalgama de factores de riesgo biopsicosociales amenazan el bienestar de estas personas. Sin embargo, sí conviene enfatizar en una serie de reformas que ayuden a superar los postulados de incurabilidad en el contexto institucional, complementando así un sistema sociosanitario que no ha ofrecido una respuesta clara y acorde con la realidad socioeconómica de nuestro país para aquellas personas que difícilmente son abordables en dispositivos de baja supervisión y/o que pertenecen a los sectores más desfavorecidos, ya sea por la propia sociedad o por la propia organización y definición de los dispositivos sanitarios o sociales”, añade.

En este sentido, las diferentes medidas del Proyecto REULE suponen un intento de respuesta y de cambio: “Desde una visión y transformación de nuestras carencias podremos construir un modelo antropocéntrico y personalista. No se ha planteado el destruir, sino reciclar y reinventar; consolidar el funcionamiento a través de planes verdaderamente individualizados, adoptar medidas estructuradas, homogeneizar criterios de evaluación y tratamiento, y otro conjunto de medidas que ya han mostrado su eficacia, cuando han sido asumidas cualitativamente y no como un mero dato cuantitativo aparentemente exponente de una atención de calidad”.

Reintegración real y efectiva

El Hogar de Entrenamiento Intensivo (HEI) en la Unidad San Rafael (Hogar 10) ha mostrado cómo la confianza en un modelo aperturista y rehabilitador dentro de la institución psiquiátrica, centrado en las capacidades de las personas, posibilita una reintegración real y efectiva paralela al modelo socio-sanitario comunitario y con garantías más realistas de seguimiento y éxito terapéutico. Sin embargo, en opinión de Juan Jesús Muñoz, “hacen falta unas líneas internas más sólidas para así poder luchar en el exterior en igualdad de condiciones. Hasta entonces, la vocación del Centro San Juan de Dios es seguir creciendo en la creación de Pisos de Integración Comunitaria (PIC)”.

El Proyecto REULE ha producido cambios significativos en la atención que se presta a los usuarios, sobre todo, de la UCPP, donde se han normalizado conceptos como permutas (el centro es pionero en la Comunidad de Madrid), asistencia de usuarios de UCPP a dispositivos de la red de servicios sociales (el centro es el único que utiliza estos servicios para la externalización), altas domiciliarias en usuarios graves y, en definitiva, un referente en la Comunidad de Madrid a la hora del trabajo con usuarios aquejados de enfermedad mental grave y duradera.

“También hemos creado dispositivos especializados en abordar problemas conductuales graves, como la Unidad de Rehabilitación de Conducta (URECO) desde perspectivas ajustadas a la difícil realidad de la heterogeneidad de usuarios ingresados en una UCPP. Así, somos una entidad respetada en los foros sociosanitarios y considerada de forma especial, siendo invitados a congresos y simposios, amén de tenerse en cuenta nuestra opinión en los foros autonómicos. En esta línea, se han realizado publicaciones en revistas científicas, además de celebrar periódicamente jornadas y eventos relacionados con la rehabilitación. Nuestra vocación e intención es seguir siendo referentes en la rehabilitación psicosocial, algo que haremos potenciando el carácter investigador de nuestros profesionales”, concluye el coordinador.