Noticias

18/05/2018 - 09:03 General
II Jornadas de Terapia Ocupacional

El Centro San Juan de Dios de Ciempozuelos (Madrid) ha acogido este viernes las II Jornadas de Terapia Ocupacional, con el título ‘Salud mental y ocupación: sinergias en el equipo interdisciplinar’. Según el Comité Organizador, el objetivo de esta actividad es crear un espacio de reflexión e intercambio de información entre el colectivo de terapeutas ocupacionales. En esta ocasión, se ha abordado la importancia de la inclusión de la figura del terapeuta ocupacional en los equipos profesionales.

Para ello, destacados expertos en terapia ocupacional han hablado sobre el papel de los terapeutas en el proceso rehabilitador, de sus aportaciones en los equipos de trabajo y de su rol en los hospitales de día y en salud mental comunitaria, entre otros temas de interés.

Como se ha recordado durante la jornada, la terapia ocupacional utiliza la ocupación significativa como instrumento, poniendo énfasis en las capacidades y fortalezas de la persona como protagonista de su proceso para promover la participación, conseguir o maximizar su independencia, prevenir la discapacidad y mantener la salud.

Intercambio de información en el equipo interdisciplinar

Los especialistas en la materia han destacado que, en el contexto sociosanitario, la combinación coordinada de esfuerzos de diferentes disciplinas favorece el cumplimiento de un fin común: la mejora de la calidad de vida de las personas con enfermedad mental. Para ello, han señalado que el plan de acción que se sigue con cada paciente debe incluir el intercambio y el análisis de la información entre los miembros del equipo interdisciplinar. “Tejer nuestra intervención a través de los hilos de la relación terapéutica de cada uno de los miembros del equipo con el paciente crea relaciones intencionales con valor y significado”, han afirmado los terapeutas ocupacionales.

“Como profesionales sociosanitarios, no debemos olvidar la huella que dejamos con cada una de nuestras acciones, de ahí la necesidad de reflexionar sobre nuestra praxis y compartirla con los equipos”, han añadido. Como conclusión, han señalado “la necesidad de entretejer espacios de intercambio a través de la comunicación, la coordinación y la supervisión de la práctica diaria, que nutra la dinámica de los profesionales como compañeros y enriquezca el trabajo en equipo”.