Noticias

13/03/2017 - 16:28 San Juan de Dios en la provincia Bética

“Humanizar un hospital o un centro de salud es impedir que se pase de largo junto al hombre, impedir la inhumana división entre persona y enfermedad”. “Quienes trabajan en el mundo de la salud han de ser personas que aprendan todos los días a ser sensibles al dolor humano y una de las primeras medidas es eliminar el uso de la palabra paciente que implica un alto grado de deshumanización, al considerar a la persona objeto de una acción”. Así de rotundo se ha expresado Calixto Plumed O.H., doctor en Psicología clínica y profesor de la Escuela de Enfermería San Juan de Dios, Universidad Pontificia Comillas, durante las 33 jornadas de Enfermería que se están celebrando hoy y mañana en el Centro San Juan de Dios (Ciempozuelos, Madrid). (Ver galería de fotos)

El título de este año es “Humanización de los cuidados. El paciente, centro de la asistencia”, un tema que, como ha señalado José Antonio Soria O.H., superior de la provincia Bética de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) en la inauguración, “es la herramienta de nuestro modelo asistencial desde hace 500 años”.

Como ha comentado el superior provincial “la dignidad de la persona, es el epicentro del nuestro Modelo Asistencial y piedra angular de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que se sustenta en nuestros valores como institución: hospitalidad, respeto, calidad, responsabilidad y espiritualidad”.

En la opinión de Calixto Plumed la humanización exige: tener un proyecto ético de asistencia, con los recursos necesarios, que defienda los derechos del enfermo, que respete el secreto profesional, que informe a su debido tiempo de lo que el paciente necesita y debe saber y que acompañe la angustia que -sobre todo cuando el proceso de enfermedad es grave-, aparece y que es difícil elaborar.  

Durante su intervención ha alertado del riesgo del rápido avance tecnológico que “es tal que olvidamos lo que le pasa al hombre”, pero sin perder de vista que “una humanización sin técnica no es tal humanización”. “La humanización -añade- es el resultado de un proceso de generación de confianza que permite poner en el centro de toda actuación a las personas mediante la aplicación de unos determinados métodos y herramientas de gestión que las capacite para dar respuesta a las actuales demandas sociales y de organización”.

El envejecimiento del envejecimiento

Otra de las intervenciones ha sido la de María Isabel Herrero, directora médica de la residencia de mayores San Juan de Dios de Sevilla. Ella ha puesto de manifiesto que en el mundo hay más de 600 millones de personas mayores de 60 años y se estima que en 2050 España se convertirá en el tercer país más envejecido del mundo.

En el inicio de su intervención ha dado un dato que considera “de mayor interés” y es que el segmento de población de 85 años en adelante es el grupo de personas que más crece y con mayor rapidez, lo que se denomina “el envejecimiento del envejecimiento”.

Esto hace que cobre mayor importancia la atención a las personas mayores “donde es necesario -señala- trasladar una visión realista y positiva para evitar el riesgo de discriminación y que puede llevar a fomentar formas de trato inadecuado hacia ellos”. Por este motivo considera de gran importancia estas jornadas que ayudan a “reflexionar sobre la importancia de la acogida para una asistencia humanizada”

Para la directora médica “centrarnos en la enfermedad y sus secuelas, dejando de lado a la persona deshumaniza la atención y nos impide cuidar los deseos y preferencias de la persona atendida”. “Es una garantía de humanización de la gestión –continúa- implicar a las personas mayores en la toma de decisiones de todo aquello que afecte a sus vidas”. Una de las consecuencias del envejecimiento es la discapacidad que viene asociada a éste.

En su quehacer diario esta discapacidad de afronta desde dos perspectivas “la atención como respuesta a las necesidades y el apoyo a las capacidades personales mantenidas”, ya que, desde su experiencia afirma que “cuando no damos valor a las capacidades de las personas no estamos promoviendo autonomía, sino fabricando dependencia”.

Por ello considera de gran importancia “que seamos los profesionales quienes nos adaptemos, no al contrario”, así como “contar con la persona y las familias en el proceso de toma de decisiones como miembros valorados y capacitados”.

Enfermería, San Juan de Dios y humanización

Como ha señalado José Antonio Soria O.H., “el cuidado humano es esencial en la Profesión de Enfermería, bajo criterios de conocimientos, ética, moral y humanismo por parte de cada Profesional para la protección de la dignidad humana y la conservación de la vida”.

Pablo Plaza, director de Enfermería del Centro San Juan de Dios y la Clínica Nuestra Señora de La Paz y coordinador de las jornadas, destaca que “esta actividad pretende crear un foro de discusión y de encuentro en donde los profesionales de Enfermería de todo el territorio español puedan compartir nuevas técnicas y procedimientos así como áreas de mejoras que contribuyan a mejorar la atención de nuestros pacientes y estar a la altura de la demandas que nos marca nuestra sociedad actual, altamente exigente”.

“Nace como esa inquietud permanente de la Orden de San Juan de Dios de ser pionera en el cuidar”, continúa. “Se pretenden abordar diferentes áreas de la Enfermería en los dos caminos que nos dice el nombre de las Jornadas en sus Inicios: desarrollo y humanización de la enfermería”.

“El objetivo -añade- es avanzar y profundizar en conseguir una enfermería altamente cualificada y a la vez humana, que sea capaz de atender de manera profesional a las patologías emergentes de los tiempos actuales”.